Joven embarazada. Imagen referencial, RRSS.
Bolivia pierde $us 373,3 millones anuales como consecuencia de embarazos en la adolescencia

Bolivia pierde $us 373,3 millones anuales como consecuencia de embarazos en la adolescencia

La Paz, 02 de octubre de 2022 (ABI).- El impacto en los ingresos económicos, empleo y actividad laboral debido a embarazos en la adolescencia y maternidad a temprana edad para Bolivia representa una pérdida de $us 373,3 millones anuales, según el estudio Consecuencias socioeconómicas del embarazo en la adolescencia en Bolivia, publicado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

El estudio fue presentado en el “Encuentro Nacional de Líderes Adolescentes y Jóvenes con autoridades del Estado para la Prevención del Embarazo en Adolescentes”, organizado por el Ministerio de Salud, en el marco de la semana de prevención del embarazo adolescente.

El costo oportunidad del ingreso laboral representa el 86,4%, $us 322,3 millones, el restante 13,65% se distribuye entre costo de oportunidad de empleo 8,4%, $us 30,7 millones y el costo de oportunidad de la actividad laboral es 5,4% y $us 20,2 millones.

Además, el embarazo en la adolescencia y la maternidad temprana implica un costo para el sistema de salud por la asistencia del embarazo, el parto y el puerperio de $us 26,5 millones.

Mientras que, por la disminución en ingresos y participación laboral de las mujeres que tuvieron un embarazo en la adolescencia, el Estado dejó de percibir $us 16,6 millones.

Es decir, el Estado pierde $us 43,1 millones por el gasto en salud e ingresos no percibidos por impuestos, que sumados a los $us 373,3 millones representan un total de $us 416,4 millones, sostiene el oficial de Salud Sexual y Reproductiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Bolivia, Gustavo Tapia.

El costo social sobre la salud -mencionó Tapia- es una pérdida de 4.142 años de vida potencial y 2.967 años de vida productiva potencial a causa de la mortalidad materna en el periodo de la adolescencia.

El estudio, que considera la Encuesta de Hogares 2019, presenta los gastos de niñas y adolescentes que se encuentran embarazadas o atraviesan una maternidad temprana.

Tapia explicó que el estudio contempla dos grupos etarios, madres en adolescencia temprana de 10 a 14 años y adolescencia tardía de 15 a 19, y madres adultas jóvenes que tuvieron un hijo entre los 20 y 29 años. 

La metodología desarrollada es Milena 1.0, que comparó las trayectorias de madres adolescentes y establece las diferencias o brechas en los niveles de educación y cómo las diferencias se traducen en el mercado laboral y sus ingresos.

Educación y oportunidad laboral

En Bolivia, el abandono y rezago educativo vinculados al embarazo en adolescentes y maternidad temprana representan una pérdida anual de $us 153,7 millones.

El 86,7% de las madres adolescentes se concentra en los niveles primaria y secundaria, y solo el 13,4% consiguieron llegar al nivel técnico, universitario. Mientras que el 0,4% llegó al postgrado.

Tapia explicó que hay un impacto social que refleja que las madres adolescentes tienen menores niveles educativos e ingresos, mayores niveles de desempleo y de inactividad laboral, una pérdida sustancial de años de vida potencial y una pérdida de años de vida productiva potencial.

El estudio plantea potenciar la atención integral a los adolescentes con información y servicios de alta calidad, el acceso a métodos anticonceptivos modernos sin discriminación, la asignación de servicios financieros, humanos y tecnológicos; la generación de información estadística local y nacional, asegurar presupuestos para programas y planes, alianzas, entre otras.

Según el director de Redes y Servicios de Salud, Igor Pardo, el 85% de los 16 millones de embarazos en adolescentes que hay en el mundo se producen en países con recursos económicos limitados.

Asimismo, el riego de mortalidad del niño de madres adolescentes, en la etapa prenatal y en la primera semana de vida, es cerca del 50%.

Los datos de Naciones Unidas establecen que, de los 16 millones de muchachas de 15 a 19 años, aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría lo hace en países de ingresos bajos y medianos.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las adolescentes de 15 a 19 años en todo el mundo.

 

Nj/FB


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2022 ABI